viernes, 25 de junio de 2010

Mariposas, mariposas

Por fin me decidí a hacerle a mamá un regalito decente. Con un sencillito patrón tejí esta pequeña mariposilla que ha hecho las delicias de su dueña... Con el final de curso apenas tengo tiempo para tejer, ¡con la de proyectos que tengo esperando y que debería tener ya entre mis manos!

Los niños y niñas de mi colegio han hecho estos preciosos colgantes con pasta de modelar, pintura, cola y mucho amor. Van a venderlas a las familias para recaudar dinero que aportará un pequeño granito de arena para la construcción de una escuelita en la India. Aún les cuesta pronunciar la palabra "Solidaridad", pero ya son solidarios.

Los niños y niñas de mi clase son toda una fuente de inspiración e ilusión: sus frases, sus gestos, sus enfados y dudas me alientan, me empujan cuando siento que los adultos lo estropeamos todo y me llega la tristeza. En estos últimos días de curso me desquicio un poquito, pero también me concedo momentos para recapitular, revisar y repensar el trabajo de todo un año. Espero que el cansacio y "la caló" no me impidan disfrutar de los logros y anotar los fallos de cara al año que viene.


Y para despertar la niña que llevo dentro y deleitarme con las pequeñas cosas (mi terapia ante el desasosiego), siempre recurro a este hermoso gran listado de cosiñas preciosas: "Me encanta", editado por Kókinos... Seguro que tú puedes elaborar tu propia lista de recuerdos infantiles como antídoto contra el malhumor, los malos rollos y el cabreo del mundo adulto.

Y si no es suficiente, podemos recurrir a las maravillas impresas de Jimmy Liao para "Esconderse en un rincón del mundo" o sumergirnos en "La noche estrellada". Libros emocionantes, sanadores, con ese punto de oscuridad y misterio que me hace recordar lo complicado de lo simple y la simpleza de las cosas complejas. Que me ayudan a encontrar la calma.

Como la que siento al navegar río abajo con mi amor en busca del sonido de las olas del mar.

Un abrazo.

7 comentarios:

El predicador dijo...

Choochoo ya
onago no michi no
ato saki ya.

Hay mariposas
por donde van los niños:
detrás, delante.

(Chiyo)

Raquelilla dijo...

En un breve espacio de tiempo nos detenemos y, en la inmensidad de nuestros problemas, llegamos a tentar con los dedos la calma, el sosiego de nuestras convicciones, la belleza del equilibrio ausente... entonces es cuando la "esperanza" viene a visitarnos. Te espero, como siempre!

carmen dijo...

haikus y prosa poética para la cura... colibríes y mariposas encendiendo luces en las sombras...

Raquelilla dijo...

Ummm, aprovecho para dar alimento a la secta de las flores con el siguente enlace... http://picasaweb.google.com/lh/photo/4wm3QhC5ZLJ0Nts8ZCaZ4Q?feat=directlink
Atención a la titular de la cuenta!

Mónica dijo...

mariposas revoloteando en tu entrada :) me ha encantado volver a verte y encontrar tantas cosas que me hacen sentir bien, gracias por tu generosidad. un abrazo y feliz comienzo de semana.

Lucieta dijo...

Chulísimas esas ilustraciones, me pican el gusanillo..

Genial la mariposa! Vuela, vuela!!

momentoparapensar dijo...

He pasado por tu blog y me ha gustado mucho todo lo que dices y haces. Creo que la terapia de los niños y la escuela, la usamos igual...
Besos.